Noticias







OCTUBRE 2022


En evolución

EDITORIAL


Comienza octubre y ya se siente el cierre del año. Estamos transcurriendo un segundo semestre donde las industrias y la distribución mayorista viven un día a día con mucha turbulencia, no sólo en costos y precios, sino en servicios e insumos, cambios de políticas y normas de manera permanente.

No hay respiro, no hay tregua, cuando parece apaciguar, vuelve la tormenta.

Como cámara estamos en constante búsqueda para acercar a las industrias y mayoristas nuevas oportunidades de créditos, en gestiones con las entidades bancarias, en reuniones con organismos del estado para acercar nuevas industrias y pymes del país, en solicitud de prórrogas respecto a la entrada en vigencia de la legislación de etiquetado frontal, en gestiones para bajar los compromisos tributarios que tanto oprimen al sector.


Una comisión directiva comprometida y trabajando de frente a la coyuntura reinante,

un equipo profesional que acompaña nuevas búsquedas y horizontes posibles.

Estamos trabajando fuertemente en los lineamientos para la Expogolosinas, Alimentos y Bebidas 2023, con la certeza de cumplir el único objetivo de ”hacer crecer al Sector, acercar nuevas y mejores oportunidades para todos”.


No nos conforma pensar que es esta una crisis más de las tantas que hemos

atravesado, hacer crecer y construir es parte de nuestra misión,

y estamos convencidos de cumplir con ella.


La Comisión Directiva

ADGYA

A TRAVÉS DE LA PUESTA EN PRÁCTICA DEL MARKETING CIRCULAR, LAS EMPRESAS PUEDEN PARTICIPAR DE UNA INICIATIVA QUE ASEGURE LA SUSTENTABILIDAD DE LA ECONOMÍA Y EL IMPRESCINDIBLE CUIDADO DEL MEDIOAMBIENTE.


A nadie escapa que las economías globales, regionales e internas, por diversos factores que no es necesario enumerar ahora, atraviesan un mal momento, una de las causas es

el efecto perjudicial que una economía

lineal tiene sobre el uso de los recursos

y el medio ambiente. Ante esta evidencia,

en los últimos años, los organismos

internacionales, las naciones y las empresas han desarrollado iniciativas para

cambiar este estado de cosas que tiende

a agravarse día a día.


La propuesta transformadora que apunta a la raíz de la problemática es la denominada Economía Circular, que a nivel empresarial comienza a manifestarse a través del

llamado Marketing Circular.


ECONOMÍA CIRCULAR: UN MODELO BASADO EN LA NATURALEZA

La economía circular o redonda es un reciente modelo de producción y consumo que tiene como objetivo garantizar un crecimiento sostenible en el tiempo, ya que promueve la optimización en el uso de los recursos, la reducción en el consumo de materias primas

y el aprovechamiento de los residuos mediante su reciclado o transformación en nuevos productos disponibles para su consumo.

Por consiguiente, el foco de la economía circular está puesto en el alargamiento

del ciclo de vida de los productos, idea tomada de la propia Naturaleza, donde todo se transforma y se aprovecha – “todo se transforma, nada permanece”-, al convertir los residuos en un nuevo recurso.

De esta manera se asegura un sano equilibrio entre el progreso y la sostenibilidad.


¿QUÉ BENEFICIOS SE OBTIENEN?

Los beneficios de la Economía Circular se pueden sintetizar en los siguientes

puntos:

Protección del medioambiente: Genera una reducción de las emisiones de gases (efecto invernadero), minimiza el consumo de recursos naturales y disminuye la generación de residuos.

Aquí cabe advertir que el conflicto Rusia- Ucrania ha puesto en crisis la intención

de recurrir a nuevas fuentes energéticas, al tener que volver varias

naciones europeas a fuentes de energía no renovables, abiertamente contrarias

al cuidado del ecosistema.


Es fuente de beneficios para las economías locales: Al impulsar el empleo

de modelos de producción basados en la reutilización de residuos cercanos

como materia prima, puede contribuir al beneficio de las economías locales.

Fomenta el empleo: Contribuye al desarrollo de un nuevo modelo industrial

más innovador y competitivo, así como mayor crecimiento económico

y más empleo, al dar origen a nuevas fuentes laborales.

Favorece la independencia de recursos:

La reutilización de los recursos propios de cada país, puede favorecer

una menor dependencia de la importación de materias primas.


ECONOMÍA CIRCULAR VERSUS ECONOMÍA LINEAL

La tradicional aplicación de modelos de producción lineales basados en la

extracción, manufactura, consumo y disposición de los productos al finalizar

su ciclo de vida útil, ha sido causante de gran parte de la crisis que atraviesa

la economía actual.

La necesaria aceleración del ritmo de consumo impone un modelo poco sostenible para el planeta. En cambio, la economía circular establece un modelo de producción y consumo

más sostenible, en el que las materias primas se mantienen más tiempo en los ciclos productivos y pueden aprovecharse de forma recurrente, procurando

con ello generar muchos menos residuos. Como su propio nombre

indica, la esencia de este modelo radica en que los recursos se mantengan en

la economía el mayor tiempo posible, promoviendo que los residuos que se

generan puedan servir de materia prima para otras industrias.

La aplicación de la regla de las 3R: reducir, reutilizar, reciclar, es básica para un desarrollo sostenible y la conservación del equilibrio ambiental.

Es decir, lo que se obtiene de la naturaleza debe volver a ella al agotar su vida útil, de

una manera cíclica y respetuosa con el entorno. Pero para una vigencia plena

y efectiva de una economía circular las 3R deben agregar la aplicación de otros

cuatro pasos y convertirse en la Regla de las 7R:


• Rediseñar: Concebir y diseñar los

productos de modo que su proceso de

fabricación consuma la menor cantidad

de materias primas, se alargue su vida

útil y genere menos residuos o que faciliten su reciclaje. De este modo se incrementa el cuidado del medio ambiente.

• Reducir: Transformar los hábitos de

consumo hacia un modelo más sostenible.

Al reducirse el consumo, se evita

la generación de residuos, el gasto de materias primas y energía y, por lo tanto, se reduce el impacto en el medio ambiente.

• Reutilizar: Al usarlos nuevamente o dando otra utilidad a los productos se

alarga su vida útil.

• Reparar: Ahora, cuando un producto se estropea, la tónica imperante es a

su reemplazo. Sin embargo, repararlo no solo es más económico en la mayoría de

los casos, sino que evita el uso de nuevas materias primas, ahorra energía y no

genera residuos al medio ambiente.

• Renovar: Actualizar objetos antiguos para que se puedan volver a utilizar

aplicando el concepto vintage, como por ejemplo los muebles.

• Reciclar: Promover las mejores prácticas en la gestión de los residuos y utilizar aquello que sea posible como materia prima para la fabricación de nuevos productos.

• Recuperar: Dar nuevos usos a producos que se van a desechar, como por

ejemplo, utilizar las botellas de plástico para crear sistemas de riego, maceteros

o comederos de aves.


DE LA ECONOMÍA CIRCULAR AL MARKETING

El marketing circular es un concepto creado para hacer referencia a todo el

marketing que se deriva de la economía circular. No deja de lado las 4P’s del

marketing tradicional: Producto, Precio, Distribución o Place y Promoción,

pero desde una perspectiva ecológica y sostenible con el medio ambiente. Lo

importante es entender que no se trata de un tipo de marketing sostenible sino

de todo el trabajo de marketing que incluye la incorporación de la economía

circular dentro de la empresa u organización.


El marketing circular y marketing sostenible son términos que pueden confundirse

con relativa facilidad.

• El marketing sostenible es aquel proceso de planificación, ejecución y

control del marketing en pro de satisfacer las necesidades de los clientes.

Todo ello, mientras se es amigable con el medio ambiente y se encuentra alineado

con los objetivos de la organización.

Engloba todas aquellas acepciones terminológicas del marketing que

buscan, de una u otra forma, satisfacer algunos de lo que hoy se conoce como

objetivos de desarrollo sostenible.

• En contraposición, el marketing circular trabaja en los procesos de planificación,

ejecución y control del marketing en pro de aumentar la durabilidad

de las materias primas que componen el producto o servicio, alineado con los

objetivos de la organización y el cuidado del planeta, aplicando los principios

expresados en las 7R.

Como conclusión podemos decir que el marketing sostenible se centra en primer

instancia en el cliente y en segundo lugar en el medio ambiente, mientras

tanto el marketing circular tiene como principal enfoque el de la sostenibilidad

de recursos limitados ya que nace de la incorporación de la economía circular a

la empresa.


LOS ORÍGENES DEL MARKETING CIRCULAR

Fueron los sectores de la tecnología y el plástico los primeros en apostar por la

producción, uso y reuso con iniciativas como el reciclaje a finales de la década

de los 70.

Las nuevas tecnologías de mejora del reciclaje son enormemente prometedoras,

no solo para los individuos, sino también para la industria y la sociedad

en general. Aceleran la perspectiva de una economía circular como por ejemplo

para el plástico y los materiales de embalaje y, por consiguiente, debe

apostarse e invertir en ellas. A medida que comiencen a ser utilizadas a mayor

escala, veremos como todo tipo de materiales pueden volver a ser usados

como si fueran nuevos una y otra vez, evitando que grandes cantidades de residuos

lleguen a las plantas incineradoras y los vertederos. Bruno Van Gompel, director técnico y

de la cadena de suministro de The Coca Cola Company para Europa Occidental,

dejó en claro la postura de la compañía sobre el tema, una de las empresas

que más trabajo realiza en la mejora del reciclaje del aluminio y el plástico de

sus latas. No en vano, Coca-Cola fue de las primeras empresas en promover

productos con una estrategia de reciclaje, en países como España. En 2009

comercializaba su primera botella PET totalmente reciclable y fabricada hasta

en un 30% con materiales de origen vegetal.

Diez años más tarde presentó la primera botella elaborada con plástico

reciclado de la basura marina. En cuanto a distribución promueve la reutilización

de botellas de vidrio en el canal de la hotelería y la restauración.


La siguiente es una breve lista de los principales beneficios del marketing circular:

• Ofrecer productos de calidad.

• Dirigirse a segmentos mucho más

conscientes en el cuidado medioambiental y con predisposición a pagar un

precio más alto.

• Mejorar el branding de marca.

• Oportunidad de diseñar y difundir mensajes positivos y responsables.

• Abandonar la estrategia de precios bajos.

• Acabar con la obsolescencia programada.

• Reducir los costos de distribución mediante la incorporación de proveedores de proximidad.

• Agregar nuevos eslabones en la cadena de valor de la empresa.

La incorporación del marketing circular en la empresa no solo aportará

un beneficio de posicionamiento en la

mente del consumidor o económico,

sino también ecológico