Noticias

EXPOGOLOSINAS 2022




UN PANORAMA DE LA COYUNTURA ECONÓMICA ACTUAL Y SUS EFECTOS SOBRE EL SECTOR FUERON EXPUESTOS EN LA CONFERENCIA OFRECIDA POR EL LICENCIADO DAMIÁN DI PACE, EN EL TRANSCURSO DE EXPOGOLOSINAS 2022.


A través de una conferencia que tituló: “Modo de Decisión Económica: La Macro en tus Micro Decisiones”, el economista y comunicador Damián Di Pace se preguntó: ¿Qué hacer en el actual contexto? Sus respuestas, frente a tal interrogante, se sintetizan a continuación.

En el país, cada uno que invierte es un genio, y hay que apoyarlo porque cada vez son menos. Y el sector de las golosinas es atractivo, aunque en esta coyuntura algunas no resultan tan dulces…


DATOS PARA UN DIAGNÓSTICO

Para explicar lo que está sucediendo con la macroeconomía, es preciso disponer de datos, para analizar su significado. ¿Qué ha pasado en los últimos años? Si una persona tiene hoy 60 años, el 38% de su vida lo pasó en recesión, si tiene 50 años, el 42% los vivió en recesión, y si tiene 10 años, el 70% transcurrió en recesión. Si se cruzan estos datos con los del Indec, que muestran que el 50% de la población es pobre, el resultado revelará la situación socioeconómica que viene atravesando el país a lo largo de las últimas cuatro décadas.

En los últimos cuarenta años, el PBI per cápita, en Argentina, creció un 7,5%, significativamente menos que en muchos países de la región (por ejemplo, en Chile, creció el 161%, en Colombia 94% y en Perú el 50%), y en consecuencia el país apenas se encuentra por encima de Venezuela.

Si se considera la tasa de inversión, en los años setenta se reinvertía el 30% del total producido anualmente, y en la actualidad es del 13%, o sea menos de la mitad. De ahí que aquellos que invierten en el país deban ser considerados héroes.

Con respecto a la situación de los asalariados, en el año 2011 existían 6.200.000 asalariados en el sector privado, la misma cantidad de asalariados que en la actualidad, aunque la población durante la década ha crecido aproximadamente en unas 6,5 millones de personas; en consecuencia, el resultado es que no ha crecido el número de empleos genuinos en relación al número de habitantes, por lo tanto en su reemplazo se han multiplicado los planes sociales, que actualmente 182 planes. Otro dato asociado es que en las medianas y grandes empresas el empleo ha crecido el 1%, respecto al año 2019 mientras en las pymes y micro empresas ha caído un 5% respecto al mismo año, lo cual significa que el sector de empresas que representa casi el 60% de las fuentes laborales no está contratando personal, lo que evidencia un grave problema que no está en vías de solucionarse.

Hoy y durante los últimos diez años los principales obstáculos que enuncia el empresario pyme son cinco, en un orden que puede modificarse, pero siempre han estado presentes, ahora, con mayor intensidad:

1. Presión tributaria;

2. Costo laboral;

3. Incertidumbre macroeconómica;

4. Volatilidad en el tipo de cambio;

5. Inflación.



COMO JUEGA EL ACUERDO CON EL FMI

A pesar de haber acordado con el Fondo Monetario Internacional, la tasa de riesgo país se mantiene en 1700 puntos. Cuando se toma el número de empresas pyme activas cada mil habitantes según datos del Banco Mundial, en Australia existen 88 pymes, en Corea 66, en Chile 58, Uruguay 48, México 34, Brasil 25 y Argentina apenas 18. Este dato es revelador de que cada vez operan en el país menos pymes, que son las que generan más del 50% del empleo genuino, lo que es un dato revelador del problema.


LA DISTORSIÓN EN LA ESTRUCTURA DEL EMPLEO

Ahora bien, mientras el empleo privado cayó un 1,5% en los últimos diez años, hoy hay unos 33,1% más de asalariados públicos que en 2011. Y el resultado de esta distorsión son los 182 planes sociales existentes, y menos incentivo para el sector privado.

Los asalariados empleados en casas particulares crecieron un 21,5%, lo cual es un buen indicador porque era un sector con alta informalidad. A su vez, los independientes autónomos cayeron un 8,2%, un dato muy malo porque representan a los emprendedores del país. Y hoy (abril de 2022) un autónomo con un ingreso de $64.000 paga Impuesto a las Ganancias, cuando la canasta básica es de 84.600 pesos. Otro dato: el Monotributo creció un 34%, cuando el trabajador tiene precariedad laboral y, además, tiene un límite porque si evoluciona y se transforma en autónomo se ve obligado a pagar toda una batería de impuestos y cargas fiscales. Esta situación establece un techo para el crecimiento del emprendedor.

Si se observa como contrapartida en qué gasta sus recursos el estado, se ve que el 34,3% lo gasta en jubilaciones y pensiones contributivas, de las cuales la mitad entró por moratoria y no aportó al régimen; el 11% son subsidios a la energía y 11% salarios del sector público.

En cuanto a la presión tributaria, desde el 2015 al 2018 bajó del 31,5% al 28,2%, pero ahora volverá a crecer. Actualmente, hay 165 impuestos y en breve se agregará uno más, y hay muchos que si bien no son nuevos mantienen el mínimo imponible bajo y, por consiguiente, terminan siendo inflacionarios. En la práctica, al gobierno le conviene una inflación alta del 60% porque de esa manera licúa el gasto público.


SALIDA VIRTUOSA O SALIDA VICIOSA DE LA PANDEMIA ECONÓMICA

¿Cuál habría sido la salida virtuosa de la pandemia económica? Frente a la suba de la tasa de interés y la devaluación del tipo de cambio, resultados de la pandemia económica, la salida virtuosa de la problemática actual hubiera sido bajar el déficit fiscal, reducir el gasto público a través de una reforma tributaria, laboral y previsional, lograr más inversión y más crédito externo, más nivel de ahorro, más producción y empleo, menos asistencia social y más consumo presente y futuro.

Como contrapartida, ¿cuál es la salida viciosa de la pandemia? Déficit fiscal, emisión monetaria, más impuestos, más caída de la inversión, menos producción, más asistencia social (IFE 4), más consumo presente generado por el asistencialismo, menos nivel de ahorro, menos consumo futuro.


LA SITUACIÓN DE LA DEUDA

Haciendo un paralelismo con el juego de la oca, el gobierno pasó por varios casilleros al acordar con los acreedores privados extranjeros y locales, con el FMI y con el Club de París, pero al pasar por el casillero de las reservas del BCRA no hay nada. Entonces, ¿es posible acumular US$ 5.000 millones anuales, como dice el FMI? Difícil, porque la economía no puede crecer sin las reformas mencionadas, y sin un programa que logre contener la inflación.


LA SITUACIÓN Y LAS PERSPECTIVAS DE LA MICROECONOMÍA

Hasta el año pasado, los puntales del crecimiento económico, 10,3% en 2021, fueron la industria y la construcción. En febrero próximo pasado, según datos de la CAME, el sector PyME cayó un 6,3%; en el último dato del Indec se señala el crecimiento de la capacidad instalada en las grandes y medianas empresas, situación que todavía no se observa en las pymes.

En el caso de la industria de la golosina y los afines, se advierte la necesidad de dólares, ya que por cada punto de crecimiento de la economía, se necesitan 3 puntos de crecimiento de la importación, dada la necesidad de proveerse de equipamiento, insumos y materias primas que provienen de mercados externos. Claramente, la industria necesita dólares para continuar en el camino del crecimiento y es el sector automotriz el que hoy se lleva más dólares, a pesar de ser el de más baja capacidad instalada y con caída en sus niveles de venta. Por consiguiente, existe un problema para la obtención de los dólares necesarios para crecer.

Respecto a la “guerra” contra la inflación, se vio que al observar el parte del combate, los resultados fueron de derrota, ya que se atacaron las consecuencias y no las causas. El problema es que el dinero que emite el Banco Central para financiar el déficit fiscal es dinero que se desperdicia, porque no tiene por destinatario a quien produce sino que se destina a alguien que genera más déficit e inflación. Entonces, existe un fenómeno monetario detrás de la inflación, que tardíamente ha advertido el gobierno, y que no parece estar determinado a subsanarlo. Por otra parte, a consecuencia del acuerdo suscripto con el FMI, se debería corregir el tipo de cambio, lo que determinará un aumento en el costo de los dólares necesarios para las importaciones necesarias para producir.

En los últimos 39 meses, la inflación núcleo subió en el acumulado un 254 %, mientras la suba de las tarifas de los servicios y los combustibles fue mucho menor y se encuentran muy retrasadas. En las circunstancias actuales, cualquier empresa que se estoqueó en alimentos y bebidas casi duplicó o hasta triplicó cualquier activo financiero. El bien, hoy, es un activo muy grande y estoquearse es una medida lícita para no perder frente a la inflación.

Otro precio que deberá corregirse en breve, es el de los combustibles, porque se encuentra muy retrasado, y esa corrección impactará directamente en los costos para quienes utilizan el transporte para distribuir sus mercaderías.


LAS VENTAS MINORISTAS

Las ventas minoristas de alimentos y bebidas crecieron a marzo pasado un 15% interanual, pero en el 2021 todavía existía una restricción de la circulación social a causa de la pandemia, lo que generaba una situación de tipo estacional que afectaba el nivel de las ventas; en la actualidad, el escenario de circulación social se ha modificado y está impactando de manera positiva sobre las ventas.

Por su parte, el consumo masivo, que en enero había crecido a nivel país un 2,5%, en febrero con aumento de la inflación cae un 3%, y en marzo se retrae un 7,9%. Si se compara la evolución del consumo masivo entre CABA y el resto del país, se ve que en el área metropolitana la caída fue mayor y se anticipó a la del interior, donde se vio postergada por el efecto del PreViaje, que hizo crecer temporalmente el número de consumidores.

Finalmente, el sector kiosco es un canal que en los últimos meses ha exhibido un crecimiento en las ventas, causa directa de la mayor circulación social del presente; esa tendencia positiva probablemente se extienda durante los próximos meses, y que las empresas deberán aprovechar, sin olvidar los condicionamientos económicos a los que se ha hecho mención.





LOS CAMBIOS QUE ESTÁN OCURRIENDO EN LOS HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN, RECOGIDOS EN UNA ENCUESTA RECIENTE, FUERON PRESENTADOS POR LA LIC. NATALIA GITELMAN, DIRECTORA DE MARKETING RESEARCH DE DATOS CLAROS.


En el mercado de la alimentación, y en particular en el de las golosinas y snacks, se asiste a un proceso de transformaciones tanto en los hábitos de los consumidores como en las normas que rigen sobre la producción y comercialización de los productos, donde la reciente Ley de Etiquetado Frontal demandará de las industrias del sector, la toma de decisiones que impactarán sobre sus estrategias empresariales y sus líneas de trabajo.

Esta nueva realidad fue descripta durante una conferencia que la Licenciada Natalia Gitelman ofreció en el marco del reciente Encuentro de Negocios Expogolosinas 2022, y cuyo resumen se desarrolla a continuación.



DATOS REVELADORES

La presentación ofrecida por la directora de Marketing Research de Datos Claros se fundamentó en una encuesta producida por la consultora y que abarcó un total de 600 entrevistados de AMBA y de las principales ciudades de todo el país. Los datos de los entrevistados fueron abiertos por género, por edad, por situación económica, y por las zonas geográficas de residencia.

Se les preguntó a los encuestados si padecían algún tipo de enfermedad que modificara su tipo de alimentación, y el 30% contestó que sí y de los datos surgió en primer lugar la obesidad, luego la diabetes y en tercer lugar las afecciones cardiovasculares. El 36% afirmó que siguen alguna dieta, mientras que un 19% consumen habitualmente alimentos plant-based (alimentos elaborados a base de plantas, aptos para veganos) y un 33% indicó que los consume con frecuencia; esta última información resulta importante porque ya existe entre la población un número significativo de personas abiertas a nuevas propuestas alimentarias.


QUÉ SE ENTIENDE POR COMER SALUDABLE

A la pregunta acerca de qué se entiende por comer saludable, las personas dieron una variada gama de respuestas, con prevalencia de comer frutas y verduras, comer variado equilibrado, sano/saludable, bajo en grasas/fritos, alimentos naturales no procesados, bajo en sal, y bajo en azúcares, entre los aspectos más destacados. El orden de importancia y la diversidad de opiniones que surge de esta información resultan de interés para los fabricantes, ya que podrán comenzar a incursionar en otras gamas de productos, pero sin abandonar las producciones actuales, y para los distribuidores para organizar la comunicación en el punto de venta.


HÁBITOS Y ACTITUDES

La encuesta permitió identificar 3 tipos de consumidores en función de sus hábitos y actitudes hacia la alimentación. Estos son: Full saludable, Indulgente y Consciente. El primer grupo entiende que comer saludable es un estilo de vida, que no demanda mucho esfuerzo ni resulta más costoso, regulan y equilibran la alimentación. Son mayoritariamente personas adultas, de más de sesenta años. Luego están los Indulgentes, que entienden a la comida como el centro de su universo y organizan su vida en torno al placer de comer. El mayor número de adherentes a este grupo se encuentra entre las personas de 18 a 30 años. No consumen alimentos plant-based y no siguen ninguna dieta. En el tercer grupo se encuentran los Conscientes, es decir aquellas personas que saben que deberían comer más sano pero por algún motivo – esfuerzo, costos – no adoptan los hábitos saludables. El mayor peso en este segmento se ubica principalmente entre las familias que tienen hijos en sus hogares.

Una cuestión que se está observando es que los chicos en el hogar están cambiando la forma de pedir las cosas que quieren consumir, sobre todo en los medios económicos medios y medios altos, que son quienes comienzan a plantear estas cuestiones en sus casas. Por ejemplo, los chicos han dejado de pedir golosinas y jugos en las fiestas, y los han reemplazado por aguas y limonadas. Entonces, los productores deberán estar atentos a estos cambios a estos nuevos segmentos conscientes de consumidores.


LAS DIETAS, HOY

Frente a la consulta sobre la adopción de algún tipo de dieta, un 64% sostuvo que no sigue ninguna en particular, mientras que entre quienes siguen dietas, los primeros lugares los ocupan Sin Azúcar con 13%, Restringida en Calorías con 11% y Sin Sal/Sodio 10%; luego se ubican las dietas Vegetariana y Sin Glúten, ambas con 7%, y en tramos menos significativos Sin Lácteos 3% y Flexitariana y Keto (muy baja en carbohidratos) con sendos 2%. Por lo que se ve, la restricción del azúcar ocupa un lugar de gran peso.

Al consultarse a los entrevistados acerca del consumo de alimentos plant-based/veganos/vegetarianos, un 19%, compuesto por personas radicadas en el AMBA, dijo consumirlos habitualmente, mientras un 49% señaló que los consume pero no habitualmente, y un 33% expresó no consumirlos.


IMPACTO DE LA PANDEMIA EN LA ALIMENTACIÓN

Otra de las preguntas de la encuesta estuvo orientada a conocer si en los últimos tiempos y como consecuencia de haber atravesado el período de pandemia las personas habían introducido cambios en su alimentación; de las respuestas obtenidas, un 72% fueron afirmativas y un 28% negativas. Respecto a los tipos de cambios incorporados, el abandono del consumo de productos no-saludables lideró las razones con un 63%, seguido por un 58% relativo al consumo con mayor frecuencia de productos naturales (frutas, verduras, cereales, etcétera) y un 53% que afirmó haber introducido nuevos alimentos. Lo saludable, lo casero y lo nuevo claramente lideraron las razones de los consumidores para cambiar.


MOTIVOS PARA CAMBIAR

Los motivos para cambiar son mucho más profundos de lo que podría suponerse, como se deriva de explicaciones como: Tuve cambios personales y decidí acompañarlos con mi alimentación (38%), o Empecé a hacer ejercicio y quise sumar una dieta saludable para acompañar (32%) y Circula más información sobre alimentación saludable y eso me hizo reflexionar (32%), que encabezan el ranking de los motivos expuestos y establecen que los cambios han llegado para quedarse.


EL CONSUMIDOR FRENTE A LA INFORMACIÓN

En otro tramo, previo a ingresar al tema de la Ley de Etiquetado Frontal, la encuesta presentada por la Lic. Gitelman indagó entre los entrevistados su actitud acerca de la información contenida en las etiquetas. El 69% afirmó mirar la información mientras un 31% dijo no hacerlo. En cuanto a los datos considerados más relevantes, el 69% se detiene en la Información Nutricional, el 40% en la Cantidad y Tipos de Grasas, un 39% en las Calorías Totales o por Porción y el mismo porcentaje en la Cantidad de Azúcar; más abajo, a un 26% le interesa conocer la Cantidad de Sodio que posee el producto.

Respecto a la influencia sobre la compra que posee la presencia de ciertos elementos, las Declaraciones Positivas y/o Nutritivas en las etiquetas ocupó el primer lugar, por encima de la Entrega de Obsequios o la Participación en Eventos o Sorteos, y de la inclusión en las etiquetas de Personajes Infantiles, Animaciones, Dibujos Animados y Celebridades.

Es importante observar que los grupos ABC1 son los que prestan mayor atención a la información contenida en los envases, mientras en los niveles económicos más bajos los consumidores son menos proclives a interesarse por estas cuestiones.


REACCIONES ANTE EL ETIQUETADO FRONTAL

Al consultar a los encuestados acerca de sus actitudes de consumo frente a la presencia de octógonos en el envase, un 43% señaló que disminuiría el consumo, un 23% lo dejaría de consumir, un 21% atará su decisión al tipo de octógono y, por último, un 13% afirmó que continuaría consumiendo el producto.

En consecuencia, a partir de la obligación de incluir los octógonos en los envases, se abre un período de estudios por parte de la industria, con el objetivo estratégico de definir si se mantiene el producto tal como es en la actualidad, apostando a que el público lo elija sin considerar la presencia de los octógonos, o bien reducir el número de sellos mediante el desarrollo de nuevas líneas de productos más saludables. Este es el estado de situación, y habrá que estar atentos a los cambios que se avecinan.



POR PRIMERA VEZ, EN LOS MÁS DE OCHENTA AÑOS DE VIDA DE LA INSTITUCIÓN, UNA MUJER OCUPARÁ LA GERENCIA DE GESTIÓN DE ADGYA, UNA MUJER FORMADA EN EL ÁMBITO DE GESTIÓN DE DIRECCIÓN, MADRE DE DOS JÓVENES QUE SON SU ORGULLO DE VIDA.


Podría decirse que la reciente edición de Expogolosinas fue el bautismo de fuego de Sandra Sturze, quien ocupará la gerencia de Gestión de la Cámara, tras el voluntario alejamiento de Ariel León.

Para presentarla a los asociados, allegados y al sector en general, Revista ADGYA realizó la entrevista que se desarrolla a continuación.



- ¿Quién es, por formación profesional y trayectoria laboral, Sandra Sturze?

- Soy profesora de Educación Física, y amo la docencia que ha sido parte importante de mi tarea profesional. Luego hice dos licenciaturas en dirección organizacional que han dado respaldo académico a la gestión de dirección que he desarrollado en varias Organizaciones sin fines de lucro durante más de 30 años.

Luego de retirarme de la última institución , tuve dos emprendimientos propios, uno llamado Orden sin Caos que encaramos con una amiga, con el objetivo de desarrollar tres líneas de trabajo: ayudar a la gente que se va del país a levantar sus casas, colaborar con las personas que se mudan en el desarme y armado de sus nuevas casas, y también con quienes no encuentran la manera de mantener sus casas ordenadas. El otro emprendimiento fue la elaboración de comida oriental, otro de mis grandes hobbies que es la cocina. Debido a la pandemia y a la reclusión a la que nos vimos obligados, dejé esas actividades y decidí volver a la gestión de dirección. Cuando desde una consultora me hicieron la propuesta de incorporarme a ADGYA, me pareció una experiencia muy atractiva, y aquí estoy.


- ¿No continuaron los emprendimientos personales?

- Muchos clientes, con quienes construí lazos de amistad, me siguen llamando, pero ahora no me dan los tiempos. No obstante, han sido experiencias muy diversas, valiosas y enriquecedoras. Soy de quienes dicen que todo suma, tanto los éxitos como los fracasos.


- ¿Qué experiencias dejó la gestión de dirección?

- En los distintos cargos que ocupé tuve bajo mi responsabilidad diferentes tareas, desde armar un presupuesto, organizar la logística de las actividades y eventos, escribir artículos y notas, seleccionar el material y coordinar la edición de una revista mensual institucional. También, durante un momento en que la institución tuvo contactos con áreas gubernamentales, actué como representante ante esos organismos, casi podría decir como su embajadora, y me encargué de la firma de convenios.


- ¿Cuáles son las expectativas al asumir la gerencia de Gestión de ADGYA?

- Todas esas experiencias, que son parte de mi crecimiento personal, considero que me brindan la posibilidad de volcarlas en esta gerencia, donde con seguridad también voy a sumar nuevos conocimientos.

Desde antes de ingresar estuve interiorizándome sobre los canales de comunicación de ADGYA, tanto las redes sociales como la revista, y me parece que hay un trabajo muy interesante que se viene haciendo y también mucho por hacer. Hay espacios que, según veo, tienen que ponerse sobre la mesa y tener una consideración, como por ejemplo el crecimiento de los alimentos saludables, que si bien parece que se contraponen con las golosinas, ya hay una gran cantidad de empresas que quieren hacer llegar sus productos a través de la distribución mayorista representada por ADGYA. Y es una oportunidad que no se puede desatender.


- Expogolosinas fue su primer contacto con el sector desde la gerencia de Gestión, ¿de qué manera sirvió para imaginar acciones favorables para la Asociación?

- Básicamente fue un gran pantallazo para ver en acción lo que agrupa la industria y su distribución. En este momento estoy organizando las actividades y la participación de las empresas en el Mes de la Dulzura, a lo largo de julio próximo. Después que terminó Expogolosinas enviamos una nota a toda la base de datos invitando a las empresas a asociarse, y ya tenemos una decena de nuevos socios. Además, las invitamos a participar del Mes de la Dulzura, con el criterio de sumarlas a las actividades, explicando que es siempre nuestro objetivo potenciar a los socios.

Creo que la pandemia representa para las personas, las empresas y las organizaciones una oportunidad de cambio y una invitación para emprender nuevos caminos. Me parece que no se puede seguir haciendo todo igual, y quien con criterio amplio teja nuevas relaciones, nuevos vínculos, tiene más oportunidades de ganar. Es un mensaje que hay que escuchar.

Y también creo que con la Revista, que tiene una llegada importante ya sea por el medio digital o corpóreo, puede llevar un mensaje que refleje esta nueva realidad.


- ¿Se está trabajando para que la Semana de la Dulzura, ahora transformada en el Mes de la Dulzura, renueve su comunicación?

- Estamos considerando la posibilidad de ofrecer a las marcas que van a sponsorear el evento un espacio donde comunicar, a través de nuestros medios, su historia, sus procesos, sus lanzamientos o aquello que resulte de su interés.


- Desde el enfoque de la nueva gerencia de Gestión, ¿qué otros proyectos se están evaluando para el año en curso?

- Personalmente, entiendo que en las organizaciones hay equipos de trabajo, profesionales o voluntarios, y de lo que se trata es de aunar criterios y esfuerzos. En el caso de la Cámara, creo que todos tienen algo para contar y para aportar, en función de lo que se hizo y de lo que se puede proyectar.

Creo que la Cámara tiene mucho potencial por todo lo que ha hecho y por lo que puede hacer, y mi objetivo es aunar criterios para que de las iniciativas surjan beneficios. En este momento estamos con varios proyectos en análisis, por un lado para retomar las actividades tradicionales, como la Cena Aniversario en el mes de octubre, los cursos de capacitación, desayunos de trabajo, el uso de las instalaciones de la sede para la presentación de productos por parte de los proveedores, entre otras propuestas en estudio. Estamos pensando en armar una agenda anual para que cada mes del año tenga definida una actividad.